Con 12 personas en muro, Joaquín y Concha sentados