En terraza, María con Peveta en brazos